Las máquinas Rube Goldberg no solo están hechas de una serie de imaginativas maravillas de ingeniería, sino que también son conocidas por ser demasiado complejas en comparación con el trabajo que realizan. En esta intrincada máquina de Joseph Herscher de Joseph’s Machines, ¡se sirve pastel. Pero todo empieza con la cena. De El Servidor de Pasteles, escribe Joseph:

“Odio esperar el postre, así que aquí hay una máquina Rube Goldberg para agilizar la hora de la cena. Me permite seguir comiendo, sin descanso antes del pastel. Es la más compleja hasta ahora y me llevó 3 meses hacerla, ¡así que espero que la disfruten!”.

Share
Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds

DESTACADAS Ver más