En 1973, el arquitecto español Ricardo Bofill, descubrió una fábrica de cemento dentro de un complejo industrial de principios de siglo, con más de 30 silos, galerías subterráneas y enormes salas de máquinas. Al verla, decidió transformarla en su oficina central a pesar que el trabajo de su remodelación tardó dos años.

La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían a ninguna parte, poderosas estructuras de hormigón armado que no sostenían nada, pedazos de hierro colgando en el aire; en resumen, enormes espacios vacíos llenos de magia.

El proceso de transformación comenzó con la demolición de una parte de la estructura anterior, dejando al descubierto formas previamente ocultas, como si el hormigón hubiera sido esculpido.

Una vez que se definieron los espacios, se limpiaron de cemento y se realzaron con vegetación recién plantada.

Ocho silos quedaron en pie, y se convirtieron en oficinas, un laboratorio de modelado, archivos, una biblioteca, una sala de proyección y un gran espacio conocido como “La Catedral”, el lugar para exposiciones posteriores, conferencias, conciertos y toda una gama de actividades culturales vinculado a la vida profesional del arquitecto.

El complejo se encuentra en medio de jardines de eucaliptos, palmeras, olivos y cipreses. También cuenta con la casa y las habitaciones de Ricardo Bofill.

“La fábrica es un lugar mágico en el que la atmósfera extraña es difícil de percibir por un ojo profano. Me gusta que la vida esté perfectamente programada aquí, ritualizada, en total contraste con mi turbulenta vida nómada”, dice el afamado arquitecto.

Su visión de la vida y de la psiquis, las fusiona en los espacios. En ellos, Bofill intenta albergar cada una de las actividades que llenan el espíritu, por eso no piensa que sea necesario tener lugares convencionales en una vivienda que no estén a la par con las prioridades de una persona.

Share
Categorías: Mundo


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más