Para el cantante David Francisco, los últimos dos años han sido los más difíciles, y agotadores, de su vida. En 2016, Francisco se mudó a Nashville para seguir una carrera en la música. Estaba muy entusiasmado con las oportunidades que se le presentarían, pero solo unas semanas después, todo se vino abajo cuando se lesionó gravemente.

Un día, mientras andaba en bicicleta, Francisco fue atropellado por un coche. El conductor estaba distraído al volante. Quedó paralizado de la cintura para abajo y no sabía si volvería a caminar. “Pensé, Todo ha terminado. Se acabó la música. Las relaciones han terminado. Lloré todos los días durante meses”, dijo. Luego, después de pasar meses en recuperación, sintió un pequeño rayo de esperanza. “Una noche estoy en la cama y veo que mi pie se mueve, solo un poco”.

A partir de ahí, Francisco comenzó una intensa terapia física, progresando más y más a lo largo de los meses y eventualmente siendo capaz de caminar por su cuenta con muletas. Fue durante ese tiempo que se reconectó con Kristi Platillero, una amiga de su pasado. Ella se convirtió en su pilar de apoyo, siempre a su lado en los momentos difíciles y frustrantes. No es de extrañar, entonces, que le pidiera que fuera su esposa, y la trajera a su audición de “American Idol”.

Cuando Francisco comenzó a interpretar “Isn’t She Lovely” de Stevie Wonder frente a los jueces Katy Perry, Luke Bryan y Lionel Richie, Perry se sintió abrumada por la emoción al escuchar la increíble voz de Francisco. “Solo la miraba y, como, cuán enamorada está, me estaba volviendo loca”, dijo Perry mientras las lágrimas corrían por sus mejillas. Conoce más sobre la historia de Francisco y mira su actuación en el vídeo de abajo.

Richie tiene razón, Francisco es una inspiración, no sólo para no rendirse nunca, sino para no perder su espíritu feliz y positivo. Le deseamos la mejor de las suertes en la competición y ¡esperamos que salga vencedor!

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds

DESTACADAS Ver más