En una meseta desierta, a menos de 60 kilómetros de la pequeña ciudad de Marree, en el sur de Australia, se encuentra uno de los mayores misterios modernos sin resolver.

El Marree Man es uno de los geoglifos más grandes del mundo. En los 20 años transcurridos desde que apareció por primera vez en 1998, no se sabe quién lo ha hecho, dando lugar a innumerables teorías e investigaciones.

Las líneas corren a través de la tierra estéril, tallada con 35 centímetros de profundidad, más de 35 metros de ancho, 2,7 kilómetros de alto y se extiende con un perímetro 28 kilómetros, formando una figura aborigen empuñando un palo o un boomerang.

Según el ABC News, el empresario Dick Smith ha ofrecido una cuantiosa recompensa de 5000 dólares australianos a quien suministre información sobre el origen del Hombre de Marree.

El fundador de Dick Smith Electronics y Dick Smith Foods, decidió abordar el misterio en 2016. En los últimos dos años, él y su equipo han estudiado minuciosamente imágenes y videos, investigado las diversas teorías y revisado las pocas pruebas disponibles, pero sin resultados.

“No puedo ver cómo lo hizo una persona, tendrías que tener tres o cuatro para hacerlo, y tomaría semanas. En ese caso, ¿cómo se ha mantenido en secreto durante 20 años? No hubo errores, fue muy profesional”, dijo Smith. 

Hay teorías que adjudican la autoría a un grupo de estadounidenses. Hay otras versiones que apuntan al ya fallecido artista aborigen australiano Bardius Goldberg. También han mencionado al ejército de Australia y al de EE. UU.

Dadas las características climáticas y geográficas, desde su aparición hasta hace unos años, los trazos del Marree se habían empezado a desvanecer, pero los locales araron nuevamente las líneas en 2016, para mantener vivo a este enigmático gigante.

Share
Categorías: Noticias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más