Los ciervos pueden correr rápido, pero definitivamente no son muy buenos pateando.

Un lindo y extremadamente amigable ciervo que se hace llamar Fonzie fue llevado a jugar con una pelota de goma. Confundido con este nuevo objeto rebotador, sin duda es una experiencia nueva para él.

Sus amigos en el bosque no creerán lo que pasó.

videoPlayerId=ba3776ade

Ad will display in 10 seconds
Share
Categorías: Naturaleza

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds

DESTACADAS Ver más