¿Te imaginas no tener con quién hablar durante todo un mes?

En Reino Unido, la Comisión de Soledad Jo Cox reunió evidencia de que 200.000 personas mayores no habían tenido una conversación con un amigo o familiar en más de un mes.

Y esta es la realidad de cientos de miles de ancianos en todo el mundo, como lo demuestra la historia que deseamos compartir contigo en esta ocasión.

Recientemente, Han Zicheng, un solitario anciano chino de 85 años, difundió por su barrio numerosas copias de un conmovedor anuncio ofreciéndose en adopción.

Según The Washington Post, el hombre tenía un temor tan grande de morir en soledad que escribió:

“Busco a alguien que me adopte

Viejo solitario en sus años 80.

De cuerpo fuerte.

Puedo hacer compras, cocinar y cuidarme a mí mismo.

 Sin enfermedades crónicas.

Retirado de un instituto de investigación científica en Tianjin, con una pensión mensual de 6.000 yuanes [943 dólares]”.

Con su esposa fallecida y habiendo perdido el contacto con sus hijos, (con uno se había alejado después de una discusión y el otro había emigrado a Canadá), Han Zicheng se sentía muy solo y no quería ir a un hogar de ancianos.

Por ello, apeló a la buena voluntad y a la humanidad de las personas y escribió:

“Mi esperanza es que una persona o familia de buen corazón me adopte, me alimente durante la vejez y entierre mi cuerpo cuando muera”.

Al parecer, una mujer vio a Zicheng colocando la nota en el escaparate de una tienda.

Lo fotografió y subió la imagen a su página de Facebook, acompañándola con el siguiente mensaje:

 “Espero que la gente afectuosa pueda ayudar”.

Muy pronto, el teléfono del anciano comenzó a sonar.

Sin embargo, antes de encontrar un nuevo hogar donde pasar sus últimos días,  Zicheng falleció en un hospital.

Un artículo en la revista Science señala que “las relaciones sociales, o la falta relativa de las mismas, constituyen un importante factor de riesgo para la salud, rivalizando con el efecto de factores de riesgo de salud bien establecidos como el tabaquismo, la presión arterial, los lípidos sanguíneos, la obesidad y actividad física”.

Aunque su deseo de ser adoptado no se cumplió, su muerte no pasó inadvertida y su mensaje tampoco.

Tal vez, ahora, Zicheng, ya haya encontrado el camino de regreso a su verdadero hogar, adonde todo es luz y la soledad no existe.

 

 

Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds