Cuando el ingenioso personal de la estación de tren de la calle Pancras en Landres colocó pianos públicos en el vestíbulo para que cualquiera tocara, este es exactamente el tipo de actuación que estaban buscando. Jay, un niño de 8 años, vio el piano e inmediatamente se sentó a tocar un increíble recital de la Fantaisie Impromptu de Chopin. Camille, la madre de Jay, dijo a Storyful que el prodigio es autodidacta y solo utiliza como referencia los tutoriales en vídeo por Iinternet.

Share
Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds

DESTACADAS Ver más