El vínculo entre una madre y su hijo es increíblemente poderoso, tan poderoso para una nueva madre, de hecho, que muy probablemente le salvó la vida.

Cuando Shelly y Jeremy Cawley, futuros padres en Carolina del Norte, se preparaban para el nacimiento de su bebé en 2014, no tenían ni idea que ese día sería uno de los más aterradores de sus vidas. A Shelly le tuvieron que hacer una cesárea de emergencia y durante la cirugía se le rompió un coágulo de sangre en la pierna. Cayó en coma poco después.

Fuente: YouTube / USA TODAY.

“Era un desastre. Estaba entumecido. Ya no sabía qué pensar”, dijo Jeremy. Los médicos hicieron todo lo que pudieron para despertar a Shelly, incluso probando diferentes medicamentos y máquinas. Nada ayudó, y tuvieron que ponerle un respirador. Pero justo antes que se perdiera toda esperanza, a las enfermeras se les ocurrió una idea increíble. Colocaron a la hija recién nacida de la pareja, Rylan, en el pecho de su madre, esperando que esto provocara una reacción en Shelly.

Rylan estaba tan feliz en el pecho de su mamá que se durmió de inmediato. Los médicos tuvieron que hacerla llorar para que Shelly oyera a su bebé. Increíblemente, funcionó.

Fuente: YouTube / USA TODAY.

“Vieron un pico en mis signos vitales cuando ella lloró. Piensan que el que yo la escuchara inconscientemente le dio a mi cuerpo y a mi subconsciente una razón para luchar”, dijo Shelly.

Shelly cree firmemente que Rylan es la razón por la que sigue viva hoy. “Todavía estoy aquí por ella, y no puedo esperar para decírselo. No puedo esperar a decirle que me salvó la vida”, dijo. La pequeño Rylan cumplirá 4 años en septiembre. Tal vez ella escuche la historia entonces.

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds

DESTACADAS Ver más