Hoy te presentamos un vídeo realmente fascinante donde podrás conocer una isla que parece salida de un cuento de hadas.

O de una película de ciencia ficción.

Es difícil definir a Socotra, esta isla tan extraordinaria de Yemen que parece otro mundo.

Un mundo olvidado, que quedó congelado en el tiempo y que tiene una flora y una fauna jamás vistas en otro lado.

Un campo biótico autóctono, un microuniverso único y natural considerado el sitio más extraño del planeta.

 

Socotra es la isla principal de un archipiélago que integra la República de Yemen.

Está ubicada junto a otras tres pequeñas islas (Abd Al Kuri, Samha y Darsa) sobre el océano Índico a 350 kilómetros de la costa arábiga, justo en el cuerno de África.

Su clima desértico, árido y semiárido tropical monzónico la mantiene alejada de casi todo.

De hecho, de junio a septiembre la isla es inaccesible por la fuerza del viento y el potente oleaje

Menos de 40 mil personas viven en sus 3.600 kilómetros cuadrados de superficie y sobreviven –sin agua corriente ni electricidad- de los recursos de la pesca, la agricultura y la ganadería.

Su paisaje mágico e inverosímil está habitado, además, por animales que nadie identifica, plantas que nadie reconoce y una naturaleza tan extravagante que parece extraterrestre.

Pero la suerte de Socotra es también su tragedia.

La suerte es su rasgo endémico, el carácter único de su biodiversidad, ya que cuenta con especies de flora y de fauna que son exclusividad de la isla.

El problema es que no ha experimentado una adaptabilidad al cambio.

Esto convierte a Socotra en muy vulnerable a las transformaciones.

Es decir que se está viendo afectada por el mismo aislamiento geológico que la hace única.

Cabe señalar que la formación vegetal más admirable de la isla se ubica en los acantilados, al pie de las montañas.

La vegetación allí está dominada visualmente por el árbol de pepino, Dendrosicyos socotrana, una subclase particular de la rosa del desierto.

Más arriba, en las montañas, domina la dragonera de Socotra (Dracaena cinnabari), con una copa en forma de paraguas.

Probablemente ese espécimen tan extravagante e infrecuente sea uno de los máximos íconos de la esencia y la historia de la isla.

Su resina roja (por eso se la llama “sangre del Dragón”) se utiliza en artesanías, medicina y también se exporta.

La verdad es que Socotra es un lugar maravilloso, pero, ¿podrá sobrevivir esta tierra encantada de frágil y diáfana belleza a los embates de los tiempos que corren?

videoPlayerId=2b1374ce3

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Asombroso


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds