El padre de una familia muy bien posicionada le pide a su hijo que viaje y transcurra un tiempo junto a los campesinos pobres.

Un mundo cotidiano de marcadas diferencias que solo es posible comprender a través de haberlas vivido.

De comodidades a situaciones de sacrificio, de complejidades a simplezas, de tiempos ociosos a arduas labores…

A su regreso, el padre le pregunta cómo le había ido.

Este joven había madurado con profundidad.

Había podido ver con claridad que solo la verdadera riqueza es posible si está acompañada de la virtud.

¿Qué fue lo que vio y comprendió?

Y si acaso te gustó esta historia que preparamos para ti, te preguntamos también: ¿qué otros viajes te han regalado esta posibilidad de crecer?

videoPlayerId=a8350b312

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más