Hay historias que conmueven, inspiran y dan aliento a seguir esforzándose en la vida, y esta es un ejemplo de lo que un corazón de determinación puede llegar a hacer.

Fred Barley era un joven de 19 años que estaba acampando dentro de un jardín de la Universidad Estatal Gordon, en Barnerville, Georgia.

¡Imaginen! En Estados Unidos, una carpa montada en medio de las instalaciones de la Universidad.

Algo insólito. Algo que, por su puesto, llamó la atención de los agentes de seguridad.

Así que dos policías se acercaron hasta el lugar y se encontraron con Fred.

Por su puesto, su intención inicial era echarlo.

¡No es cuestión de hacer lo que a uno le place y nada más!

Pero antes le preguntaron por qué estaba allí.

Fred les contó que había viajado seis horas desde Conyers, Georgia, en la bicicleta de su hermano menor.

Desde allí, había cargado todas sus pertenencias: la carpa, una bolsa de lona, 10 litros de agua y una caja de cereal.

Quería llegar a inscribirse en el segundo semestre del posgrado en biología que estaba cursando.

Ese día había llegado temprano para buscar un empleo, pero no había tenido suerte.

Los policías quedaron enmudecidos ante semejante confesión y compartieron la historia en Facebook.

Según publicó el periódico Barnesville Herald-Gazatte, el agente de policía de Gordon State College, Dicky Carreker, dijo: “Luego de conversar con Fred, me di cuenta de que era un buen chico. Era un muchacho joven al que le tocó una mano mala de cartas y que estaba intentando hacer lo mejor que podía. Todo lo que quería era un empleo”.

Por supuesto, su idea original de sacarlo a Fred de ahí cambió. Esa firmeza, esa convicción de poder asumir los desafíos, más allá de lo arduo de la situación los conmovió… ¡Y a quién no!

Es por eso que ambos policías le pagaron la habitación de un hotel y la noticia empezó a correr.

En poco tiempo la gente estaba donando ropa, útiles y dinero para que el joven siguiera alojado en el hotel.

¡Hasta le consiguieron trabajo en una pizzería! Seguramente más de uno querría tener un empleado con esa fuerza interior.

Y Casey Blaney, una residente de Barnesville, abrió una cuenta en GoFundMe para reunir más fondos.

En Facebook escribió: “Este joven hizo un viaje de seis horas en una bicicleta de niño, bajo un calor abrasador. Eso se llama decisión”.

En total se recaudaron 184.000 dólares, que irán a un fideicomiso para la educación de Fred.

Eso que tu quieres, nadie te lo puede negar.

¡Bien por Fred! Nos dio un gran ejemplo a todos.

Ya lo decía Einstein…

La voluntad es la fuerza motriz más poderosa que tiene la humanidad.

Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más