Según la ciencia de nuestros días, toda la materia del universo está formada por átomos y moléculas. Los átomos son considerados como el mínimo bloque de construcción de la naturaleza.

Las moléculas, a su vez, son familias de átomos que se mantienen muy unidos y, según cómo se agrupen, la materia presenta propiedades diferentes.

Se ha descubierto que todo lo que vemos es la combinación resultante de tan solo unos cien tipos de átomos, de los 118 presentes en la tabla periódica.

“Es muy fuerte el concepto que toda la materia conocida, que todo lo que nos rodea, que todo lo que somos está ‘construido’ con esos pocos elementos”, explica al área de Comunicación del IB, la periodista científica Jordana Dorfman, integrante de la Sección de Divulgación Científica del CAB,

En la actualidad, las investigaciones que se dedican a descifrar la materia y sus propiedades se valen de aparatos de medición y distintos experimentos, como rayos-x, campos eléctricos y magnéticos, o computadoras muy potentes. 

Si vamos un poco más lejos en el tiempo, hacia el Este, descubrimos que en Oriente ya habían desarrollado una ciencia, con otro tipo de abordaje muy profundo que había llegado a conclusiones similares, en tanto que todo está compuesto por los cinco elementos de madera, agua, tierra, fuego y metal. 

Nuestra visión es realmente acotada frente a la inmensidad del microcosmos. ¿Cuántas moléculas de agua hay en 18 gramos de agua? Se calculan que son aproximadamente más de seiscientos mil trillones (¡600.000.000.000.000.000.000.000!).

Si en lugar de las pequeñísimas moléculas de agua fueran granos de arena, llenarían un cubo que tuviera lados de 40 kilómetros cada uno.

Todos los átomos y moléculas siempre están en movimiento, pueden estar más alejados y dispersos entre sí o más cerca y ordenados. En base a estos descubrimientos, se ha dividido a la materia en posibles estados. Los más conocidos son: gaseoso, líquido y sólido.

En el material sólido, por ejemplo, los átomos y moléculas que lo conforman están muy ordenados y no se mueven por todos lados, sino que vibran en el espacio sin alejarse de esa posición.

Y una nueva cuestión se desdobla: más allá que una mesa, por ejemplo, se vea rígida, ésta a niveles microscópicos, en realidad está en movimiento: sus átomos vibran y dentro de los mismos también hay electrones que están girando en torno al núcleo atómico.

Imperceptible por nuestros ojos, todo está en movimiento por más quieto que parezca, y ha quedado en evidencia que lo diminuto puede ser también colosal. En este camino, la ciencia sigue indagando sobre el universo. Siempre hay algo más que espera ser descubierto.

Share
Categorías: Asombroso


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más