Hoy te invitamos a establecer un paralelismo entre dos trágicos sucesos del pasado, que marcaron de forma indeleble la historia de la humanidad.

El primero de ellos sucedió el 6 de agosto de 1945, cuando un bombardero B-29 estadounidense dejó caer una bomba nuclear sobre la ciudad japonesa de Hiroshima.

El otro, ocurrió el 26 de abril de 1986, al explotar el reactor 4 de la central nuclear de Chernóbil.

Entre ambos sucesos hay décadas de distancia y muchas otras diferencias.

Sin embargo, lo más sorprendente es que hoy se puede vivir en Hiroshima, pero no en Chernóbil.

¿Quieres saber por qué?

¿Cómo es posible que, aunque la bomba de Hiroshima mató al instante a 70.000 personas y redujo a cenizas todo en un radio de 1,6 kilómetros, hoy sea posible vivir allí?

En cambio, en Chernóbil, de acuerdo con el informe de la Agencia para la Energía Nuclear, la explosión del reactor solo produjo la muerte de dos empleados de la planta como consecuencia directa de la explosión esa misma noche, y otros 29 en los meses siguientes.

No obstante, el número de muertes provocadas por la radiación posiblemente nunca se sepa con seguridad.

La cuestión es que el reactor es hoy el epicentro de una zona de exclusión de 30 kilómetros de radio.

160.000 personas fueron evacuadas y los niveles de radiación cercanos superan cientos de veces el máximo permitido en algunos puntos.

Entonces, ¿cuáles son las razones por las que Hiroshima es habitable y Chernóbil no lo es?

1°- Diferentes cantidades de combustible nuclear

La bomba de Hiroshima llevaba en su interior 64 kilogramos de U-235, un isótopo del uranio.

En el reactor 4 de Chernóbil había 180 toneladas de combustible nuclear del que el 2% (3.600 kilos) era uranio puro.

2°- A diferente altura y con diferente eficiencia

Las consecuencias destructivas de la bomba de Hiroshima hubieran sido mucho peores si hubiera detonado al nivel del suelo, pero lo hizo a unos 600 metros de altura.

Por el contrario, en Chernóbil, la explosión se produjo al nivel del suelo y, aunque fue mucho menos potente, fue mucho más efectiva a la hora de diseminar isótopos radioactivos.

3°-Neutrones y rayos gamma

La bomba de Hiroshima generó una fuerza equivalente a 21 kilotones (un kilotón equivale, en masa, a 1.000 toneladas de explosivo TNT). La bomba elevó la temperatura instantáneamente hasta un millón de grados, creando una esfera de fuego de 256 metros de diámetro.

Pese a ese poder destructivo, solo el 10% de la radiación liberada por la bomba era radiación de neutrones, que es radiactiva.  El resto eran rayos gamma, que son letales en el momento, pero no dejan la misma contaminación en el terreno o los objetos.

Lo opuesto ocurrió en Chernóbil: los isótopos, altamente radioactivos, lo impregnaron todo.

Esa es la razón por la que las dosis de radioactividad en el área de Chernóbil siguen siendo, en muchos casos, letales.

Lo increíble y preocupante, es que todo este desastre no ha logrado concientizar a los gobiernos.

Los accidentes en centrales siguen sucediendo, como la tragedia de Fukushima.

Esperemos que sea la última.

videoPlayerId=24d76f5cc

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Mundo Vida


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más