Como sabes, los 12 adolescentes y su entrenador, atrapados desde el 23 de junio en una cueva inundada en la provincia de Chiang Rai, Tailandia, fueron encontrados con vida. Sus edades rondan entre los 11 y 16 años y pertenecen al mismo club de fútbol local.

Su entrenador, de 25 años, los llevaba ocasionalmente a excursiones para entrenar o relajarse, le dijo a BBC Mundo el Servicio Tailandés de la BBC.

La cuestión es que el grupo se había adentrado montaña adentro hacia el laberinto de grutas de Tham Luang Nang Non, la cuarta cueva más grande del país, y no pudieron salir.

Un empleado del parque nacional fue quien primero alertó de su desaparición, luego de encontrar las bicicletas en las que llegaron en una zona donde se recomienda a los turistas no acercarse por su peligro de anegamiento durante los meses de lluvia, como ocurre en esta época del año.

Un equipo de más 1.000 personas entre militares, cuerpos de la marina, trabajadores locales, voluntarios y equipos especializados de varios países llegó a la zona para apoyar en las tareas de búsqueda y salvamento.

Los esfuerzos se extendieron por más de una semana, dado el elevado nivel de las aguas dentro de la cueva. Finalmente, en la noche de este lunes 2 de julio, y después de nueve días de oscuridad, dos buzos británicos encontraron a los 13 vivos.

El grupo se encontraba sentado en un pedazo de roca en un espacio reducido que quedó sobre el nivel del agua tras la inundación, a más de 2 kilómetros de la entrada y una profundidad de entre 800 metros y 1 kilómetro.

 

Sin embargo, lamentablemente, la pesadilla no ha terminado.

Se esperan lluvias en próximos días, las dificultades para las tareas de salvamento son enormes y se cree que los menores podrían seguir allí semanas o incluso mesesen función de las labores de rescate.

En una entrevista con el programa Newsnight de la BBC, Ben Reymenants, un rescatista holandés que forma parte del equipo internacional, reiteró que encontrar a los menores y a su entrenador con vida fue un hecho excepcional.

Y sobre todo el estado en el que fueron encontrados: aunque están muy débiles, solo tres de los menores presentaron heridas menores o rasguños.

Afortunadamente, el lugar donde se hallan tiene una temperatura relativamente cálida, de unos 26ºC.

Asimismo, aunque el agua de la inundación que los rodea no es potable, sí lo es la que cae a chorros por las paredes de la cueva, que fue fundamental para impedir que se deshidrataran.

Pero ahora que han sido encontrados, ¿cómo podrán rescatarlos?

Todo a su alrededor está inundado y ninguno de los menores sabe nadar o bucear.

En este contexto, una triste noticia es que este viernes 6 de julio murió un buzo tratando de llegar a la cueva para alcanzarles oxígeno y provisiones a  los 12 futbolistas adolescentes y su entrenador.

Mientras tanto, el gobernador de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn, anunció que continuarían drenando el agua de la cueva y enviarían médicos y enfermeras para supervisar la salud de los niños y su entrenador.

Pero lo fundamental es proveer de alguna forma al grupo de alimentos. Por ahora, lo único que tienen es agua, luz y esperanza.

Share
Categorías: Noticias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más