El sistema financiero se apoya neta y exclusivamente de los recursos de sus clientes, en realidad no existe nada que sea aportado por ellos, ni siquiera sus oficinas, lo único que se les puede adjudicar a ellos es el modelo que usan para apropiarse de los recursos ajenos.

Este modelo multiplica en dinero basándose en la deuda de los demás, la deuda de una persona multiplica por 11 los recursos de un banco, eso quiere decir que si una persona genera deuda con un banco en realidad este está multiplicando sus recursos por once veces lo que prestó.

Efectivamente, el dinero ganado por un banco no se produce solo por los intereses de sus prestamos o por las inversiones realizadas. Hay una norma que procura convertir la deuda en ganancia para el banco, no para la gente.

Cuando las personas se hacen a un préstamo de una entidad bancaria, no saben que se les está tomando como prenda de garantía para unos recursos que son once veces mayores que la cantidad que esa persona en realidad cree deber.

Esto implica que el banco tenga que seguir procurando tener a esa persona sometida a sus “servicios” para que este continúe multiplicando sus recursos financieros, no con los “intereses” legales del préstamo otorgado, sino con la prenda de garantía de los recursos, la persona misma.

En el presente vídeo te mostramos algo de la triste realidad que está detrás de los servicios otorgados por los bancos.

videoPlayerId=971e8e9d4

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más