Este joven fue diagnosticado con autismo a los 3 años, ahora Stephen Wiltshire es famoso por reproducir escenas muy detalladas después de verlas sólo unos instantes.

Hoy, Stephen Wiltshire es uno de los artistas más reconocidos de Gran Bretaña. Las obras que le solicitan tienen un tiempo de espera de 4 a 8 meses, y no solo eso sus vídeos de como dibuja ahora se están haciendo virales.

Sin embargo cuando Stephen estaba en la escuela, sus maestros no sabían qué hacer con él. Fue diagnosticado con autismo a los 3 años, y dijo su primera palabra (“papel”) hasta los 5 años. Aún así, cuando era niño, Stephen podía dibujar imágenes precisas de la vida silvestre y caricaturas de sus maestros.

Más tarde comenzó a dibujar los edificios que veía en Londres con detalles impresionantes. Su hermana mayor, Annette, lo llevó a la casa de un amigo de la escuela, que vivía en el piso 14 de un edificio de apartamentos, para que pudiera ver una amplia vista de la ciudad. Él se maravilló de su diseño. Desde ese momento, “su pasión se volvió una obsesión”.

A los 8 años, fue la primera vez que le solicitaron formalmente un pedido: y fue hecho por el primer ministro británico. El pudo comunicarse perfectamente hasta el año siguiente, y a los 13 años, ya había publicado su primer libro de dibujos. El público y los medios quedaron fascinados por la increíble memoria del joven adolescente. Stephen apareció en programas de televisión y en documentales sobre mentes privilegiadas.

VER IMÁGENES

En un viaje que realizó a Nueva York para una entrevista, y conoció a Oliver Sacks un neurólogo y escritor famoso y dibujó una réplica perfecta de su casa después de darle un vistazo. “La combinación de grandes habilidades con grandes discapacidades, representan una paradoja extraordinaria: ¿cómo pueden vivir esos opuestos dentro de un mismo ser?”. Posteriormente Sacks escribió el prólogo del segundo libro de Wiltshire.

Dos años más tarde, en 1989, visitó Venecia y dibujó su primer vista panorámica. A partir de entonces, Stephen se hizo conocido por sus paisajes urbanos increíblemente detallados, cada uno, lo hizo de memoria y estos tienen cientos de calles, monumentos y más detalles y todo lo hizo a una escala perfecta. Dibujó ciudades de todo el mundo, desde Jerusalén hasta Sydney. Su último proyecto fue la Ciudad de México y la plasmó en un lienzo de 4 metros.

En Nueva York, realizó un viaje en helicóptero de 20 minutos y luego dibujó todo lo que vio en un pedazo de papel de 5,7 metros de largo, muchos espectadores lo vieron en vivo a través de una videocámara.

“A pesar de la asombrosa memoria de Stephen, cuando estuvo en Manhattan se perdió y caminó 45 minutos hacia otra dirección, pero finalmente encontró su destino Cheyenne’s Diner”, esto lo contó el mismo en su sitio web oficial.

En 2006, el Príncipe Carlos lo presentó como miembro de la Orden del Imperio Británico, por sus contribuciones al mundo del arte. Ese año, abrió su propia galería en el centro de Londres. Hoy, sus fotografías dan la bienvenida a los visitantes que llegan al aeropuerto de Londres en Heathrow.

“Stephen es extremadamente humilde”, dijo Annette, quien ahora administra la galería.

La fama “no ha alterado su concentración o ni siquiera se pone nervioso … Creo que impulsa sus habilidades”.

Y gracias a su prolífica y famosa carrera, el silencioso artista ahora se comunica fácilmente con millones de personas. Ella dijo: “El arte de Stephen habla un lenguaje que todos podemos entender”.

videoPlayerId=eedff5051

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds