En las aguas subterráneas de un barrio popular de El Cairo se realizó uno de los descubrimientos “más notables” del Antiguo Egipto.

Un grupo de investigadores egipcios y alemanes extrajeron en el 2017 un torso de tres toneladas que puede ser una representación de Ramsés II, uno de los faraones más prominentes y longevos de Egipto. Según los científicos, la estatua mide alrededor de ocho metros de altura.

El egiptólogo Khaled Nabil Osman le dijo a la agencia AP que la estatua era un “hallazgo impresionante” y que el barrio de El Matareya, en el este de El Cairo, podría estar repleto de otras antigüedades enterradas entre barro y aguas subterráneas.

Osman señaló que una porción enorme de la cabeza había sido encontrada en una zona cercana a un mercado callejero, en las cercanías de las ruinas del templo de Ramsés II en la ciudad antigua de Heliópolis.

Sin embargo, lo que realmente causa curiosidad es la forma de la cabeza, que para muchos puede ser una evidencia de existencia extraterrestre en el pasado. En el video de esta nota te contamos porqué.

videoPlayerId=c13738dfb

Ad will display in 10 seconds

Share
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds

DESTACADAS Ver más