Con 73 años el australiano David Glasheen ha llevado una vida de contrastes, llegó a amasar una fortuna superior a 28 millones de dólares y a ser un hombre de influencia que se movía entre la opulencia, la bonanza y la prosperidad.

Sin embargo la acaudalada suma de dinero que había acumulado durante años de trabajo se vino al suelo cuando en el año de 1987 se presentó un periodo de crisis financiera que lo dejó prácticamente en la quiebra, una difícil situación que con el tiempo sólo logró ponerse peor, su esposa lo dejó y quedó sumido en preocupaciones.

Poco tiempo después llegó una respuesta a la vida de Glasheen, en el año de 1993 conoció Restoration Island, una isla deshabitada del nordeste australiano.

Para 1997 se fue a la isla con una mujer con quien pensaba asumir un nuevo comienzo alejado de la convulsión y el estrés de la vida cotidiana, sin embargo, la iniciativa de vivir en soledad terminó convirtiéndose en un proyecto solo de Glasheen.

Aunque el hombre parece estar convencido de que la isla será el último lugar que verá cuando muera, también expresa que a veces le hacen falta tener una charla amena con sus amigos o tener contacto con alguien más. Las únicas visitas que atiende son la de algunos viajeros que arriban al lugar.

                                 

© Featured image by: Brian Cassey

Glasheen también ha tenido que asumir momentos difíciles, como la muerte de su perro Quasi luego de que este sufriera una mordedura de serpiente; más tarde adoptó a Polly, la perra con la que comparte su soledad.

También le ha tocado lidiar con algunos asuntos legales con autoridades australianas quienes quieren expulsarlo de allí. Mira el video de la extraordinaria historia del hombre a continuación.

videoPlayerId=fa631abeb

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más