Cuando se trata de una enfermedad que pone en peligro la vida, es importante mantener la esperanza.

Para Fabi Powell, aferrarse a una mentalidad positiva nunca es fácil, pero es una necesidad cuando enviuda a los veinte años. Fabi y su esposo Josh se conocieron unos meses antes de que Josh recibiera un diagnóstico devastador que cambiaría sus vidas.

Fuente: Vimeo.

Como recién graduado de West Point, la carrera militar de Josh acababa de comenzar, y la pareja tenía grandes esperanzas de un futuro brillante y prometedor. Cuando un dolor en la parte inferior del abdomen llevó a Josh al médico, el diagnóstico sorprendió a todos. Con solo veinticinco años, Josh tenía sarcoma sinovial, un raro tipo de cáncer de tejidos blandos.

Josh le dijo inmediatamente a Fabi que debería seguir adelante sin él y encontrar a alguien más con quien compartir su vida. Fabi no quiso oír hablar de eso y le dijo a Josh que no iba a permitir que el cáncer se interpusiera en su camino.

“Le dije que no se iba a librar de mí tan fácilmente”, dijo. “Sabía que si alguien podía amarlo a través de esto, era yo”.

Fuente: Vimeo.

Josh se sometió a una angustiosa cirugía llamada hemipelvectomía interna el 21 de enero de 2016. La cirugía le extirpó el tumor, parte de su pelvis y gran parte de su músculo abdominal inferior. Aunque la recuperación fue ardua y significó que ya no podía participar en las actividades que amaba, ni en su carrera militar, la brillante visión de su futuro con Fabi nunca flaqueó.

“Mantuvo una actitud positiva a pesar de todo, y nunca permitió que esos contratiempos lo deprimieran. Su tumor había sido eliminado con éxito y finalmente, se recuperó de la cirugía”.

En mayo de 2016, Josh le pidió a Fabi que se casara con él. Ella lo llamó el día más feliz de su vida, pero lamentablemente, su alegría fue de corta duración. Solo unos meses más tarde, el cáncer de Josh volvió, y esta vez fue inoperable. Sin más opciones de tratamiento, la pareja decidió casarse lo más rápido posible.

Fuente:  Vimeo.

“Ni siquiera había una pregunta sobre si Josh y yo seguiríamos adelante con nuestra boda. Ambos teníamos planes para un futuro juntos, y eso incluía el matrimonio. También compartimos la creencia de que cuando algo como el cáncer sucede, no pones la vida en suspenso y esperas para ver si desde arriba le dan más tiempo. Vives el ahora”.

Fuente:  Vimeo.

Se casaron el 12 de noviembre de 2016, rodeados de sus seres queridos. Justo la semana anterior, Josh había estado en cuidados intensivos, luchando por sobrevivir el tiempo suficiente para casarse con la mujer de sus sueños. “Josh me había hecho una promesa y no se iba a perder nuestra boda, incluso si muriera”, explicó Fabi.

Fuente: Vimeo.

“Una de las cosas que más admiraba de mi esposo era que nunca se daba por vencido. Nunca permitió que el cáncer lo definiera, y no permitió que arruinara o le robara la alegría de su vida. Esa mentalidad es la razón por la que continúa inspirándome a mí y a todos los que lo conocieron, y por qué su legado sigue vivo hoy”.

Fuente: Vimeo.

Mientras Fabi llora la pérdida de su alma gemela, encuentra consuelo en el hecho de que él le infundió un sentimiento de esperanza que permanece incluso después de que murió. Ver a Josh mantener vivas sus esperanzas y sus sueños, hasta el final, tuvo un profundo efecto en ella.

La actitud positiva de Josh nos inspira a todos. Por favor comparte esta historia para difundir el poder del amor y el optimismo.

Share
Categorías: Historias Reales Vida

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds

DESTACADAS Ver más