Muchas mujeres embarazadas tienen que equilibrar el trabajo con las exigencias de su embarazo, pero esta chica se encontraba en una situación aún más difícil.

Nayzia Thomas, una estudiante de 19 años de edad, cursaba el verano de su segundo año de la universidad cuando se enteró de que estaba embarazada. La mayoría de sus amigos y familiares pensaban que pondría su educación en pausa durante el embarazo. Pero la dedicada estudiante dijo que seguiría con su rutina diaria.

Nayzia Thomas – Fuente: Nayzia Thomas / Twitter.

De hecho, trabajó a tiempo completo mientras continuaba estudiando psicología y neurociencia en el Johnson County Community College en Kansas City, Missouri.

Ella continuó estudiando hasta que cumplir una semana antes del parto, en vísperas del cierre del semestre de otoño. Ella esperaba terminar todo el curso, pero los trabajos de parto se fueron adelantando.

Ella todavía estaba terminando la redacción de un trabajo final cuando ¡el bebé le avisó que ya se quería salir!, entró en labor, y una peculiar foto suya en la sala de partos lo demuestra.

“Yo estaba con 2 centímetros de dilatación cuando estaba terminando el trabajo”, dijo Nayzia con determinación, “Las contracciones eran dolorosas, pero tengo una alta tolerancia al dolor. Pensé: antes de que esto se vuelva insoportable, terminemos la tarea”. De hecho, ella tenía tres días más para presentar ese trabajo, pero sabía que estando el bebé ya no tendría tiempo para terminarla después.

“Podía entregarlo hasta el final de la semana”, dijo a People, “pero lo hice antes de que todo esto se vuelva una locura, me apresuré y terminé este trabajo final”. No sólo lo logró a tiempo, sino que también se enfrentó a un parto agotador en cuanto entregó la tarea. Ella tardó ocho horas en el alumbramiento y las primeras dos horas fue terminando de redactar.

“Por suerte, terminé con mi trabajo”, dijo, porque “las contracciones eran todas terribles. Empeoran a medida que avanzan”. Ella dio a luz a un bebé sano de 3 kilos llamado Anthony pero el parto fue intenso. Mientras se acurrucaba con su nuevo bebé comenzó a sentirse “realmente aturdida y mareada”. “No me sentía bien y me desmayé”, compartió.

Los doctores asumieron que los síntomas de la joven madre eran un efecto secundario tardío de su epidural, y comenzó a experimentar dolor torácico severo, e incluso tuvo dificultad para respirar. “Me dolía mucho el pecho”, explicó, “y cuando me movía, no podía respirar”.

El bebé Anthony AJ. – Fuente: Nayzia Thomas / Twitter.

Una transfusión de sangre ayudó a que Nayzia se recuperara, y los médicos concluyeron que probablemente entró en shock después del parto.

Después de tantos problemas, al menos tuvo un final feliz. Reveló que ella obtuvo una A en su trabajo, y terminó su duro semestre con un promedio norteamericano de 3.5 GPA, es decir, un poco más del 90% .

A pesar de su juventud, la gente se enamoró de su historia en los medios sociales, y por esto dijo que espera inspirar a otras madres jóvenes a ser responsables con su vida, sus hijos y sus estudios.

La primeriza madre, Nayzia, y el bebé Anthony. Fuente: Nayzia Thomas / Twitter.

“Puedes lograrlo”, le dice a otras mujeres jóvenes. “Muchas cosas en la vida son la mente [por encima] del problema. Tienes que ser fuerte y luchar para superarlo”.

¡Qué historia tan increíble! ¡Felicidades a esta decidida nueva mamá!

videoPlayerId=bdfa477fb

Ad will display in 09 seconds

© Mane TV

[Fuente: Today]

Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más