Un descubrimiento que se suscitó hace más de 9 años y que apenas fue hecho público la semana pasada ha causado revuelo entre los medios y la comunidad científica.

La directora del Instituto de Astrobiología de la NASA, Penelope Boston, dio a conocer el descubrimiento de microbios prehistóricos en las cuevas de Naica, estado de Chihuahua.

Penelope Boston, directora del Instituto de Astrobiología de la NASA

Su equipo de microbiólogos logró realizar análisis genéticos de estos especímenes ancestrales, pero lo más intrigante es que después de 60 mil años, en los que habían estado “invernando”, fueron revividos algunos de ellos.

Los descubrimientos genéticos, que se produjeron durante los estudios del equipo de la NASA, lograron determinar que las variaciones genéticas de estos microorganismos son abismales.

La diferencia entre la carga genética de ellos con respecto a los microorganismos modernos es tan drástica como la de los humanos y los hongos, explicó Boston.

El hallazgo se dio en un sistema de cuevas que se caracteriza por sus altas temperaturas, de hecho, para poder hacer las excavaciones se tuvieron que usar trajes térmicos y se colocó una cabina especial de refrigeración para refrescar a los científicos encargados de recolectar muestras.

Los cristales de esta cueva son tan inmensos que los científicos creyeron que eran una broma cuando los vieron por primera vez.

Esto demuestra la capacidad de los microorganismos de sobrevivir a temperaturas extremas durante largos periodos de tiempo, lo que sugiere su capacidad de estar en entornos tan drásticos como el espacio profundo.

Finalmente; algo que genera suspicacias sobre este descubrimiento es la capacidad de contención de estas organismos en los laboratorios de la NASA para que no lleguen a afectar la salud humana.

videoPlayerId=6239f2974

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Mundo


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más