La frescura de los niños nos permite comprender que muchas veces nos hacemos problemas de cosas insignificantes, cuando ellos, quizás teniendo problemas de gravedad, los toman con total naturalidad.

La fortaleza del espíritu de una criatura es en muchos caso inquebrantable.

Tal es el caso de Maya, una niña de 4 años, de Michigan, Estados Unidos, que tras padecer parálisis cerebral ha tenido que afrontar situaciones difíciles de sobrellevar.

¡Y qué bien lo ha hecho!

Tanto es así que recientemente se ha publicado un video en ABC News, en la que se ve a Maya dando sus primeros pasos luego de haber sido sometida a una cirugía de rizotomía dorsal selectiva.

Los médicos le dijeron a los padres de Maya que su hija podría caminar en unos seis meses más. Pero en solo siete semanas, ¡Maya les dio una sorpresa a todos!

“¡Estoy caminando! … ¡Estoy caminando!”, expresa Maya radiante de felicidad. “¡Estoy caminando! ¡Sí! … Incluso di un gran paso”, festeja la niña.

Ese momento, de solo unos segundos, fue para toda la familia un acontencimiento único, un regalo de la misma esperanza.

Maya había sido un bebé prematuro. Nació cuatro meses antes, a las 26 semanas, y su peso no llegaba al kilogramo.

Antes que cumpliera los 2 añitos, fue diagnosticada con diplejía espástica, con parálisis cerebral.

Este tipo específico de parálisis cerebral provocó que los músculos de las caderas, las piernas y los pies resulten apretados o espásticos, quedando incapaz de pararse por sí misma por más de unos segundos o caminar sin el uso de un andador.

Pese a este contexto, Maya se mantuvo con una actitud muy independiente, queriendo hacer todo lo que hacían sus dos hermanos mayores, intentando valerse por sus propios medios.

Después de muchas investigaciones, se sometió a un procedimiento quirúrgico llamado rizotomía dorsal selectiva, en el Hospital de Niños St. Louis, en Missouri.

Esta cirugía tenía como objetivo reducir la espasticidad de Maya, dándole la capacidad de vivir con menos dolor y mayor movilidad.

Una vez salida del quirófano, el médico les dijo que ella podría caminar “algún día”. Pero la voluntad de Maya y su espíritu positivo y alegre, ha superado las expectativas de todos.

Lo más lindo es que el corazón de esta niña no se ha dejado influenciar por ningún comentario ni pronóstico, de los cuales incluso ni se percató.

¡Es que nunca dudó! Ella sabía que podía y se lo demostró a todos.

Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más