¡Este perro no deja que nadie le diga dónde puede o no ir!

Digamos lo obvio: este perro no quiere que lo encierren en la lavandería. Él quiere estar en el resto de la casa, comiendo su comida, descansando en el sofá, haciendo lo que hacen todos los de su especie. Y nada lo detendrá por salir de su “prisión”, como él la llama, y llegar al resto de la casa. Ni una puerta para bebés. ¡Ni siquiera dos puertas para bebés apiladas una encima de la otra! Escalará esas puertas como si ya hubiera estado en la cima del Monte Everest.

No puedo evitar preguntarme cuántas veces se cayó aprendiendo a escalar esas dos puertas para bebés. Supongo que varias. A pesar de todo, ahora que lo sabe, nada lo detiene. En realidad es una impresionante hazaña de fuerza. No es un perro particularmente grande o fuerte, pero se las arregla para escalar verticalmente por lo menos seis pies de puerta sin el uso de pulgares oponibles como los que tenemos nosotros. Una vez que llega a la cima, hace una breve pausa para celebrar su victoria. Luego se baja.

Me siento un poco mal por esta familia. Seamos honestos, debe haber una razón por la que lo cercaron. Y ahora que su perro ha aprendido a escalar dos puertas, una tercera podría no hacer mucha diferencia. Tal vez tengan que instalar una puerta.

videoPlayerId=4de8d883d

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Animales


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más