Un joven, llamado Raden Soemawinata, decidió despedirse de su abuela esparciendo sus cenizas en Brighton Pier en Melbourne, Australia. A cualquier edad, decir adiós a un abuelo es devastador. A los 20 años de edad, Raden estaba lleno de dolor, pero lo que nunca pensó fue que se despediría de una vida mientras salvaba  otra.

Un pequeño perro, llamado Bibi, estaba en el muelle con su dueña, llamada Sue Drummond, cuando de repente grandes ráfagas de viento comenzaron a soplar. Bibi fue arrojado al mar por las ráfagas de viento. ¡Drummond estaba petrificada! El pequeño perro luchó por su vida y trató de nadar hacia  su dueña.

Entonces, sin dudarlo, Raden saltó al agua para salvar al pequeño cachorro. Fue como un instinto, arriesgar su propia vida para salvar la de Bibi.

Drummond estaba parada muy cerca, esperando que Bibi fuera levantada hacia ella. Y una vez que se lo acercaron, Drummond agarró a su perrito, ella sabía que este rescate había sido un  un milagro.

Lo que sucedió fue un extraño accidente. Toda la situación fue como un giro del destino de principio a fin. Un hombre, en el muelle diciendo adiós a una vida, y termina salvándole la vida a un animalito. ¡INCREÍBLE!

Mira la historia completa en el siguiente video. ¡Cada momento es INCREÍBLE, sentirás que tu corazón salta de tu pecho!

Share
Categorías: Animales


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más