Arnold Fine, ex editor de The Jewish Press, nunca supo que encontrar una billetera perdida podría conducir a una reunión tan conmovedora. Esta hermosa historia de amor perdurable, publicada en el Reader’s Digest en 1985 y contada en otras publicaciones, ha estado tocando los corazones de personas de todo el mundo durante décadas.

Un día muy frío, Arnold Fine estaba de camino a casa cuando vio una billetera en la calle.

Esperando encontrar a su dueño, abrió la billetera para buscar una identificación. En el interior, contenía una factura de 3 dólares y un sobre arrugado que parecía haber estado allí por años, lo único legible era la dirección del remitente.

Fuente: Ilustración – Getty Images | Arman Zhenikeyev.

La carta dentro del sobre, escrita por Hannah a Michael, estaba fechada en 1924, hace casi 60 años. En la trágica carta de ruptura, Hannah escribió que ya no podía verlo porque su madre se lo prohibió, pero le prometió que siempre lo amaría.

Con el fin de localizar al dueño de la billetera, Arnold llamó al operador y así poder encontrar un listado telefónico para la dirección de devolución en el sobre.

 Fuente: Illustration – Getty Images | Cultura RM Exclusive / Matelly.

El operador no pudo darle a Arnold el número; en cambio, lo conectó con una mujer que ahora vive en esa casa.

Él habló con aquella mujer por teléfono, y resultó que hace 30 años, ella compró la casa a una familia que tenía una hija llamada Hannah. Recordó que Hannah había puesto a su madre en un hogar de ancianos hace años.

Afortunadamente, la mujer todavía recordaba el nombre de la residencia de ancianos donde la madre de Hannah solía quedarse. Arnold llamó al hogar de ancianos, solo para saber que ella había fallecido hacía unos años. Sin embargo, descubrió dónde se estaba quedando Hannah.

 Fuente: Illustration – Getty Images | Johner Imágenes.

Ya eran las 10 de la noche cuando Arnold condujo hasta el hogar de ancianos donde vivía Hannah.

La enfermera lo acompañó hasta el salón comunal en el tercer piso. Ella, una dulce dama canosa, estaba allí viendo la televisión.

Cuando le mostró el pálido sobre azul, lo reconoció de inmediato.

 Fuente: Illustration – Getty Images | Omitir Nall.

Ella le dijo: “Lo amaba mucho. Pero solo tenía 16 años y mi madre no nos dejaba vernos, porque sentía que yo era demasiado joven”.

“Michael Goldstein fue una persona maravillosa”, continuó.

© Facebook Captura de pantalla de video | NTD Inspired Life.

“Si lo encuentras, dile que lo pienso a menudo y todavía lo amo”, dijo con lágrimas en los ojos. “Nunca me casé. Nadie igualó a Michael“.

Luego él se despidió después de escuchar su historia.

© Facebook Captura de pantalla de video | NTD Inspired Life.

Cuando estaba a punto de abandonar el hogar de ancianos, el guardia le preguntó si Hannah pudo ayudarlo.

Él sacó la billetera y dijo: “Al menos tengo el apellido de ella”.

© Facebook Captura de pantalla de video | NTD Inspired Life.

Inesperadamente, el guardia sabía a quién pertenecía la billetera, con el cordón de color rojo brillante en el costado. En realidad, era propiedad de Mike Goldstein, un residente que vive en el octavo piso.

Le agradeció e informó inmediatamente a la enfermera, que lo acompañó al salón comunal en el octavo piso, donde Michael estaba leyendo en silencio un libro.

Arnold le entregó a Michael su billetera perdida.

También le dijo al anciano que había leído la carta, y sabía dónde estaba Hannah.

© Facebook Captura de pantalla de video | NTD Inspired Life.

“¿Podrías decirme dónde está ahora?”, preguntó Michael, cuyos ojos brillaron con expectativa.

“Estaba tan enamorado de Hannah. Cuando recibí esa carta, mi vida literalmente terminó”, continuó. “Nunca me he casado. Siempre la he amado”.

© Facebook Captura de pantalla de video | NTD Inspired Life.

Él llevó a Michael al salón comunal en el tercer piso.

Hannah se quedó sin palabras mientras lo miraba y se ajustaba las gafas. En ese momento dijo: “Hannah, soy Michael”.

Se acercó y se abrazaron.

Y la enfermera estaba allí mirando. Las lágrimas rodaban por sus rostros mientras eran testigos de esta conmovedora reunión.

Fuente: Illustration – Getty Images | Fuente de la imagen.

Tres semanas después, Arnold recibió una llamada del hogar de ancianos. Fue invitado a asistir a la boda de ellos.

En su gran día, Hannah, de 76 años, vistió un vestido beige claro, mientras que Michael, de 79 años, se puso un traje azul oscuro. Arnold fue su padrino.

Fuente: Illustration – Getty Images | Portra.

Esta historia de amor que abarcó casi seis décadas terminó en una dulce nota.

“Si está destinado a ser, será”, dijo Arnold.

Si dos personas están destinadas a ser, de alguna manera, el destino los traerá de vuelta al final…

Mira el vídeo:

videoPlayerId=e6b74b8f6

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Este jovem canta uma música famosa com sua voz extraordinária. Você tem que ouvi-lo!

DESTACADAS Ver más