Encontrar una reliquia arqueológica debe ser un momento de mucha emoción y este video rescata precisamente una vivencia de ese estilo.

En Colombia, un grupo de personas dio con una pieza, al parecer enterrada, y en estas imágenes uno puede descubrila junto con ellos.

El entusiasmo chispeante se percibe en lo que van comentando. Con la ayuda de una botellita de agua y la limpieza de unas manos apresuradas que van sacando el barro, va saliendo a la luz una vasija hecha en cerámica en la que adentro tiene una figura de oro.

¡Imaginen la alegría de esas personas! En esa situación, sin nada premeditado, todos van comentanto lo primero que se les viene en pensamiento.

Algunas conjeturas parecen más acertadas que otras: “¡Mira adentro tiene una figura!”. “¡Es un león!” .”No, es una indígena”. “¿Es oro puro?” .”¡Mira tiene una canastita!”. ¡Bien lejos de lo que el rigor científico exige!

Diego Añez, gran conocedor de la producción cerámica de Colombia, cuenta que la cerámica de la tradición precolombina fue “elaborada por las comunidades indígenas que han heredado saberes, tradiciones y técnicas a partir de legados de miles de años, e incluso desde antes de la conquista española. Se tiene el conocimiento de yacimientos arqueológicos en los que se encontró cerámica de hace 2 mil y 3 mil años antes de Cristo”.

¡Tantos años en la oscuridad! La reacción de estas personas es como si se hubiesen convertido en niños de nuevo. Entre el asombro, la exitación, el entusiasmo y alegría, esa figura dorada ha vuelto a la superficie… Un tesoro no se encuentra todos los días.

videoPlayerId=9370fcb4e

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Asombroso


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más