Existen lugares en donde se rinde homenaje a los hechos que acontecieron allí, hechos que son dignos de recordar porque marcaron la vida de muchas personas o porque simplemente cambiaron la vida de una completamente.

Lugares en donde se tomaron decisiones históricas, sitios en donde se rinde homenaje a los caídos en guerra o en donde se recuerda a grandes artistas, grandes pensadores o grandes líderes. Estos sitios pasan a ser referentes históricos y geográficos, recordatorios de lo que fue en el pasado y no se volverá a vivir en el futuro.

Es difícil pensar que, en medio de toda la importancia que se les da a los hechos relevantes de antaño, uno de los eventos más importantes ocurridos en los comienzos del fútbol mundial haya quedado en el olvido.

Estamos hablando del primer gol mundialista, una legendaria anotación hecha por el jugador francés Lucien Laurent en 1930 y que dio pie a toda la historia de mundiales que fervorosamente viven millones de personas en todo el mundo.

“El primer gol marcado en una Copa del Mundo fue anotado por el jugador francés Lucien Laurent en Montevideo, Uruguay, en el partido inaugural Francia-México”, fue la publicación hecha por la BBC Mundo después de que la Federación Internacional de Historia y Estadística del fútbol (IFFHS, por sus siglas en inglés) confirmara este hecho.

Uno de los partidos más importantes en la historia de los mundiales, por no decir el más importante, y una de las anotaciones más importantes, por no decir la más importante, se dieron en un sitio que no estaba programado para tales sucesos.

La historia comienza con la iniciativa de un entusiasta francés del fútbol llamado Jules Rimet, él quien conocía el impacto que tendría este deporte a nivel mundial, no lo dudó dos veces para promocionar ingentemente un torneo de corte mundial para las selecciones del globo.

Tras abrir una oferta para ver qué país estaría dispuesto a convertirse en la sede de dicho torneo Rimet recibió solicitudes de muchas partes del mundo, principalmente de países europeos, pero él se decidió por Uruguay ya que allí se celebraba un centenario de independencia y la selección uruguaya había ganado dos medallas de oro en los juegos olímpicos.

Después de haber sido seleccionados para ser la sede del primer mundial de fútbol, Uruguay se dispuso a construir el estadio centenario. No obstante, para la inauguración, dicho lugar estaba a medio terminar y el primer partido se tuvo que celebrar en un estadio pequeño llamado pocitos.

Esta es la desaparecida cancha de Pocitos

En aquel estadio Laurent, el jugador de la selección francesa, anotó en el minuto 19 del primer tiempo un gol que quedaría registrado en los anaqueles de los libros y fotos, pero no en un lugar físico, ya que el estadio de pocitos fue derrumbado en los años 40 para hacer un barrio de clase media.

A pesar de la perdida de aquel memorable lugar, un arquitecto uruguayo de nombre Héctor Enrique Benech se dispuso a redescubrir el lugar dónde fue anotado el primer gol de la historia mundialista y lo hizo.

“No había registros oficiales. Pero encontré en la municipalidad de Montevideo un valioso mosaico de fotos aéreas de 1926 y 1929, que me permitieron ubicar perfectamente la cancha al sobreponerlos con la foto actual”, comenta el afamado arquitecto en declaraciones al diario digital Cienradios.

El sitio esta cerca de una de las casas de este antiguo barrio, para no volver a perder el rastro del mítico lugar ha sido puesto un poste de referencia con una inscripción que hace alusión al gol.

Así, después de varias décadas, ha salido a la luz el lugar del primer gol, el primer partido y la primera copa del mundo.

Este es el lugar del primer gol

Share
Categorías: Deportes


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más