Un gigantesco cementerio del antiguo Egipto arroja nuevos elementos de juicio acerca del ceremonial con el que esta civilización honraba la vida después de la muerte, de la cual estaban convencidos, de esto nos da cuenta el presente video. Tuna al-Gabal es el área en la que fue hallado el tesoro arqueológico descubierto a fines del año pasado (Ver video).

El Ministerio de Antigüedades egipcio hizo, recientemente, el anuncio del yacimiento cercano a la ciudad de Minya, en el valle del Nilo al sur de El Cairo.

“Necesitaremos al menos cinco años de trabajo en la necrópolis”, dijo Khaled Al-Anani, actual ministro de Antigüedades. “Esto es apenas el comienzo de un nuevo descubrimiento”, recalcó el funcionario.

La necrópolis se data entre los años 664 y 332 a.C. correspondiendo al final de la era faraónica y principios de la ptolemaica.

Entre los monumentos hallados se encuentran tumbas de altos sacerdotes de Tot, el Dios de la Luna y la Sabiduría, y sus parientes, guarnecidos con más de mil estatuillas menores consideradas como representaciones de los servidores que les atenderían en su vida de ultratumba.

También había 4 vasos de alabastro bien conservados e inscritos con jeroglíficos que contendrían mensajes con detalles del ceremonial involucrado en los procedimientos a seguir una vez llegados los fallecidos a su lugar de destino.

El desierto egipcio es una fuente inagotable de los conocimientos que guiaban a una de las más antiguas civilizaciones conocidas hasta el momento sobre la tierra, y que honraba a sus muertos con elaborados ceremoniales que les habrían de ayudar en los asuntos que seguían a la desaparición de la vida física.

videoPlayerId=028c4da9f

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Mundo


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más