La isla conocida con el nombre de Tristán de Acuña o Tristan da Cunha, forma parte de un archipiélago británico con el mismo nombre, y es considerado por el libro record de los Guinness como el lugar más remoto de la tierra. Es decir, un sitio habitado que está más alejado de cualquier otro lugar poblado.

Sus 267 habitantes viven a 2.400 kilómetros de la pequeña isla de Santa Helena, el territorio habitado más próximo. Ciudad del Cabo, a 2.800 km y Río de Janeiro, a 3.300 km, son las urbes continentales más cercanas.

La vida en El Asentamiento (así le llaman los aldeanos) implica estar lejos de casi todo y todos. Los servicios son limitados, la mayoría de víveres tardan meses en llegar y solo se puede entrar o salir de la isla una decena de veces por año.

Los primeros pobladores llegaron a la isla en el siglo XIX. El explorador portugués Tristao da Cunha descubrió el archipiélago en 1506, pero no fue hasta 1816, trescientos años más tarde, que un regimiento de la marina británica se instaló en él de forma permanente.

La decisión fue puramente estratégica. Los británicos querían asegurarse que las tropas francesas no utilizaban Tristán de Acuña como base para rescatar a Napoleón de la prisión de Santa Helena, situada a más de 2.000 kilómetros.

Tristán de Acuña se utilizó como base militar hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Durante dos siglos el aislamiento de la isla ha forjado una pequeña comunidad que vive tan separada del resto del mundo como unida entre sí.

Los pocos que han podido visitar El Asentamiento hablan de una hospitalidad cálida y un ritmo de vida sin el estrés del tiempo apremiante. 

En este video, a continuación, más detalles sobre cómo llegar a este lugar y qué cosas uno se va a encontrar. ¡Es ideal para todos los que deseen estar en soledad!

videoPlayerId=9ef4ca7f6

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Mundo


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más