Las historias de pequeñas empresas que triunfan a pesar de las adversidades son importantes, y lo son más aún cuando parte de esas dificultades vienen de la mano de un poderoso empresario que se sintió disminuido frente a esta.

Una empresa de servicios en la nube de nombre Dropbox, es un muy buen ejemplo de perseverancia frente a las contrariedades y a la mala actitud de un CEO que quiso poseerla.

De acuerdo con el portal Business Insider su historia comienza cuando Drew Houston, un experto en ciencias informáticas recién graduado del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) tuvo que hacer un viaje entre dos ciudades y quería trabajar en algunas ideas de negocio.

Después de sacar su notebook descubrió que había olvidado la memoria USB donde tenía buena parte de la información entonces quiso encontrar una solución a este tipo de inconvenientes.

“Me sentí muy frustrado porque me pasaba todo el tiempo”, asegura. “No quería volver a tener ese problema, así que no había otra opción… empecé a escribir un código (para buscar una solución) sin tener ni idea de cómo podría resultar”.

El resultado fue una plataforma que permitía tener los archivos del computador en línea para acceder a ellos en cualquier lugar. Por ese motivo Houston se dirigió a una de las aceleradoras más importantes de Silicon Valley en donde le dijeron que solo le ayudarían si conseguía un socio.

Después de consultar a todas las personas que creía podían ayudarle ninguna accedió, pero, increíblemente, el amigo de un amigo fue la única persona que aceptó ser su partner.

Cuando lo contactó por primera vez se reunieron por dos horas allí el joven Arash Ferdowsi se enteró que debía renunciar a su carrera para dedicarse tiempo completo al proyecto; sin embargo, accedió ese mismo día.

Con un duro trabajo de gestión lograron hacerse a los primeros clientes garantizándoles que sí referían a alguien más, obtendrían más almacenamiento gratuito en la plataforma que habían creado.

A los pocos meses los clientes habían aumentado exponencialmente y la start up empezó a ser llamativa para grandes empresas de tecnología, entre ellas Apple. De hecho, su presidente Steve Jobs se comunicó personalmente con Houston para hacerle una oferta de compra, pero este la rechazó.

Como respuesta al rechazo de su oferta Steve Jobs amenazó con “matar” a Dropbox y creó otra plataforma de almacenamiento en la nube llamada iCloud, el problema con esta es que algunos de sus servidores se encuentran en China, país donde el espionaje digital es una de las políticas ocultas del Partido Comunista Chino.

En la actualidad Dropbox cotiza en bolsa, cuenta con cerca de 500 millones de usuarios y su valor es de  12.000 millones de dólares. No obstante, lo mejor de esta historia es que aquellos socios continúan dirigiendo la compañía sin que se hubiera traicionado la confianza de nadie, un ejemplo ético que respalda el progreso de dicha empresa.

Share
Categorías: Mundo


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más