La ciudad de Alba Iulia, en Rumania, fue el escenario de uno de los traslados de edificaciones más llamativos de todos los tiempos.

Resulta que en la ciudad se llevaron a cabo varias modificaciones urbanísticas que permitían una mejor movilidad, una de estas construcciones era un elegante bulevar que atravesaba el centro de Alba Iulia.

Tal bulevar llevaba varios meses en construcción, pero, en medio de este, se atravesaba un gigantesco edificio que no querían destruir las autoridades, pero tampoco querían dejar allí.

Entonces se tomó la decisión de trasladarlo, pero ¿cómo? En aquella época, 1987, no eran muy comunes este tipo de obras civiles y mucho menos con estructuras tan gigantescas.

No obstante, los ingenieros rumanos asumieron el reto y se dieron a la tarea de diseñar un sistema que permitieran trasladar la megalítica edificación de 7 mil toneladas.

Para elevar el bloque de apartamentos había experiencias en otros lugares en donde se usaba un armazón de acero temporal debajo de la estructura, luego se usaba, por debajo del armazón, una red de gatos hidráulicos que se elevan con un sistema unificado de elevación.

De hecho, había otra forma de trasladar gigantescas estructuras que usaba gatos de construcción que se giraban manualmente, pero los costos eran mucho más elevados, por tal motivo usaron la primera opción.

Sin embargo, los ingenieros decidieron que se debían apoyar más en vigas de madera que se ubicaban debajo del armazón metálico. Adicionalmente, usaron un extenso conjunto de rieles que garantizaban una mayor estabilidad en el traslado.

Lo que resultó de la meticulosa operación de traslado fue la conservación de una antigua edificación residencial cuyos habitantes fueron testigos en primera persona, pues muchos de ellos estaban dentro del edificio cuando estaba en movimiento.

Share
Categorías: Asombroso


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds