Cruzar los altísimos Alpes suizos ahora ya es mucho más fácil gracias al puente peatonal, que se extiende a 4545 metros de altura, uniendo las poblaciones de Gspon y Zarmatt. Por supuesto, es para aquellos que se atreven a desafiar el vértigo que podría producir la vista del abismo tan profundo que se abre a sus pies.

Suiza abrió al servicio de sus ciudadanos el puente colgante más largo del mundo, sus 500 metros de longitud abrevian enormemente el esfuerzo y el tiempo que antes empleaban las personas al trasladarse entre los pueblos que une, ubicado cada uno en su respectiva montaña, resultando el ahorro en varias horas disponibles para actividades más productivas.

El Europabrücke (Puente de Europa), incorpora la más alta tecnología diseñada para compensar el movimiento y la vibración, haciendo que la travesía sea más segura y placentera. Los 60 centímetros de ancho hacen que las personas lo transiten en fila.

Ofrece una oportunidad excepcional para recorrer uno de los paisajes más bellos del planeta.

El paisaje montañoso es realmente fuera de serie, permite observar picos cubiertos con nieves perpetuas, laderas tapizadas con el verde intenso de los densos bosques de coníferas que reforestan la región y respirar el aire puro y diáfano propio de las áreas rurales a tales alturas.

El fantástico puente además de permitir cumplir, en menor tiempo, los diversos compromisos que tengan sus moradores entre los dos pueblos, ofrece a los amantes de las caminatas una oportunidad excepcional para recorrer uno de los paisajes más bellos del planeta.

Share
Categorías: Vida


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más