Lyubov Morekhodova vive en Siberia y tiene 76 años y no es pensionada como se pensaría de una persona normal. A pesar de su avanzada edad, logró no solo sobrevivir a las heladas, sino que también ganó es muy buena  para patinar.

Lyubov aprendió a patinar a la edad de siete años y ahora pasa sus días en uno de los lagos más profundos del mundo: Baikal.

Ella vive en una casa modesta y cuida de sus queridos animales, los cuáles son perros, un gato, gallinas, gallos, terneros, toros y vacas. Se despierta a las 5:30 a. m. para alimentar a las vacas y dejarlas pastar en una colina. Todos los días, para acortar la distancia, se pone unos patines hechos en 1943 y se desplaza a través del lago para asegurarse de que las vacas no se pierdan.

Desde que su esposo murió en 2011, Lyubov vive sola, pero ella no está sola. Durante el verano, sus nietos y sobrinos vienen de visita. A pesar de que su familia la quiso convencer de que se mudara a la ciudad, ella insistió en quedarse porque dice que aquí esta feliz y satisfecha viviendo en medio de Siberia.

Conoce a Lyubov Morekhodova una abuela que vive en el lago Baikal

videoPlayerId=47bd7a78b

Ad will display in 09 seconds

 

Lyubov está acostumbrada a patinar largas distancias todos los días

Su padre le hizo los patines cortando una sierra de metal e insertándola en pedazos de madera que yo luego até a Valenki (botas de fieltro tradicionales)

Después de la muerte de su marido, Lyubov vive sola, aunque no se siente sola, esta en compañía de sus queridos animales.

El agua potable proviene del lago Baikal. Todos los días carga cubetas llenas de agua

Lyubov admite que  Baikal le da felicidad y buen humor

Lyubov posee talentos para bordar. Algunas de sus obras incluso fueron premiadas en competencias locales

 

Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds