El conocimiento ancestral tiene técnicas para alimentar a las multitudes, aunque no haya ollas ni agua, tal es la enseñanza de este grupo de chiquillos que disfrutan de una nutritiva merienda matinal en ausencia de sus padres, y por lo visto en este video saben muy bien cómo proceder.

Lo esencial son los alimentos, por supuesto, en este caso se trata de varias docenas de huevos, que una vez cocinados pasan ordenadamente a satisfacer a sus juiciosos comensales, no sin que antes hayan aplicado la técnica tan claramente contenida en el video.

Un poco de trabajo suave para cavar la genial estufa, hojas, barro y algo de leña son los elementos en juego para cocinar los huevos, así, haciendo parte de una curiosa excursión campestre estos niños se alimentan y retransmiten el conocimiento heredado de generación en generación que ahora aplican en beneficio propio.

Se llenarían libros y libros de muchas enciclopedias tan solo transcribiendo estas técnicas, consolidadas en cada uno de los nichos culturales existentes alrededor del planeta, bueno quizás deberíamos decir que son muchísimos megas y megas de almacenamiento en discos duros las que se ocuparían, pero en todo caso no está de más conocer un recurso así, nunca se sabe cuándo tendremos que utilizarlo.

videoPlayerId=55231f159

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Vida


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más