El masaje es la manipulación con las manos a través de diferentes técnicas de las capas del cuerpo, tanto superficiales como profundas.  Es una de las herramientas más antiguas que existen de manejo del dolor, ya que desde tiempos remotos se utiliza el masaje por todos sus efectos terapéuticos. 

El masaje es además un momento de conexión, de hacer algo bueno por tu pareja.

Seguramente, más de una vez tu pareja te ha dicho “estoy tenso”. Hace una pausa y luego te dice “¿no me quieres dar un masaje?”.

Realizar un masaje relajante no tiene por qué complicarte la vida: es muy sencillo, y si eres de los que piensa que es muy malo dando masajes, y que sientes que puedes lastimar a tu pareja si le realizas uno, no te preocupes: si no causas dolor no estás haciendo daño.

Cualquiera puede dar un masaje relajante, es cuestión de seguir estos fáciles consejos.

En general, al momento de realizar los masajes debes tener en cuenta:

Los movimientos para la realización de un masaje relajante deben ser lentos, y continuos; nunca hacer un cambio muy drástico de los movimientos, ya que el factor sorpresa puede tensionar los músculos, y no es lo que estamos buscando. Es importante que recuerdes que nunca se deben de despegar las manos durante la realización de un masaje.

No es necesario que el masaje sea demasiado intenso. No estás luchando con tensiones viejas que están acumuladas, tú solo buscas llevar a un estado de tranquilidad a tu pareja con el masaje.

Utiliza la percepción de la respiración como una herramienta para evaluar la calidad de tu masaje relajante y para ayudarte en determinadas maniobras del masaje.

Realiza el masaje con pensamientos positivos. Recuerda que si tu pareja te pide que le realices un masaje es porque tuvo un día difícil y quiere que hagas algo para que se pueda sentir mejor. Si haces el masaje con ideas negativas en la cabeza o pensando en tus propios problemas puede que los transmitas en el masaje y tu pareja se sienta peor.

Nunca provocar dolor. Esa es la regla principal a la hora de realizar un masaje relajante. El dolor significa que estás lesionando, y el dolor va a provocar tensión extra en tu pareja.

Utiliza aceites o cremas relajantes para que te ayuden a realizar el masaje, así el roce en la piel disminuye y se deslizan mejor las manos. Pero atención: no la apliques directo sobre la piel. Calienta un poco el aceite o crema frotándolo entre tus manos y luego distrubúyelo por toda la zona a trabajar.

No temas usar maniobras originales. El masaje es también cuestión de creatividad y trabajo de toda la musculatura de la espalda, por lo que si tienes alguna otra maniobra que quieras realizar en tu masaje relajante, hazla.

Ya no tienes excusas, un masaje relajante es muy sencillo y no tendrás problema con todos los consejos que aquí te damos. En este video te ilustramos la forma adecuada de dar unos relajantes masajes . 

videoPlayerId=67b260e6f

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Vida


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds