Hay situaciones asombrosas que nos sacan de contexto y hacen que nos cambie el día. 

Hoy vamos a rescatar un episodio extraordinario y, por supuesto, ¡positivo!

La noticia se ha hecho viral y los principales medios internacionales la han replicado.

En medio de la rutina de trabajo, Ron Lynch, un cartero de Sandy, Utah, Estados Unidos, se encontró con Mathew Flores. 

Mathew, un niño de 12 años, cuando lo vio se acercó y le preguntó si tenía folletos publicitarios o boletines que le sobraban.

¿Para qué iba a querer eso un niño?

Y esa misma pregunta se la hizo Ron.

Mathew le explicó que le encantaba leer.

“¿Por qué no vas a la biblioteca entonces?”, contó Ron a Deseret News

“No tengo dinero para comprar libros, ni para el pasaje de ómnibus a la biblioteca. Así que recibiré gustoso todo lo que te sobre”, respondió el niño.

Ron se quedó atónito.

Nunca se hubiese imaginado ese deseo profundo por la lectura en un niño.

No quería jugar a los videos juego, tampoco estaba viendo la televisión.

La conmoción fue profunda y le despertó las ganas de ayudar.

Así que Ron publicó un pedido a sus amigos de Facebook, contándoles lo que había vivido y solicitándoles la colaboración con algún material de lectura.

Lo mismo que a Ron, a muchos otros también les llamó la atención y quisieron participar y ayudar.

¡La noticia se hizo global!

Así que Mathew pronto empezó a recibir libros de varios países  Estados Unidos, Inglaterra e incluso de la India.

El niño dice que va a leer todos los libros.

Y que los compartirá también con otros chicos que estén deseosos de leer.

Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más