Sin importar donde nos encontremos, alguien puede necesitar nuestra ayuda.

Un pequeño e inesperado acto de bondad como, por ejemplo, ceder nuestro asiento puede convertir este mundo en un lugar mejor. Por que una acción bondadosa puede provocar una reacción en cadena de acciones bondadosas.

Imagina, por un momento, que todos nos preocupáramos siempre por los demás, y no dudáramos en hacer todo lo que necesitan cuando se encuentren en dificultades.

¿No dejaría de ser el mundo un lugar complicado y peligroso?

Este inspirador cortometraje, amenizado con buena música, nos muestra que es la bondad lo que, en realidad, mantiene el mundo a flote.

 

videoPlayerId=22fe2bc64

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más