Estos admirables actores, además de hacer brillar sus talentosas mentes, gracias a su esfuerzo y a la correcta guía de sus orientadores, tuvieron que enfrentar el trabajo adicional que les impusieron sus limitaciones en el aprendizaje.

El humor de Jim Carrey, por ejemplo, sorprende a veces por los extremos a los que recurre, y hasta pareciera que el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, TDAH, que le ha afectado, le agrega la chispa que le hace sin igual en sus actuaciones.

Algunos actores han convertido su trastorno en su aliado

Las personas con estas dificultades del aprendizaje están siempre en movimiento y pensando un montón de cosas, y no significa que con el tratamiento médico y las medicinas desaparece, igual requieren el cuidado constante de sí mismas.

Jennifer Aniston, Tom Cruise, Keanu Reeves, Keira Knightley, y Orlando Bloom cuentan como dolencia en común la dislexia, que dificulta la lectoescritura, y no tiene nada que ver con lo inteligentes que sean, implica simplemente que hay que darse cuenta de la forma particular de aprender y procesar lo aprendido, una vez logrado esto lo que sigue es incorporarlo a la vida diaria.

Como una bendición es para algunos la afección superada

Algunos de los personajes consideran una bendición que hayan tenido que remontar trastornos del aprendizaje, porque la exigencia de mayor esfuerzo y las estrategias aprendidas para superarlos les han ayudado significativamente a obtener la excelencia personal y profesional que ahora comparten con nosotros.

Share
Categorías: Estrellas


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más